Danza de insomnio gris


Él,

sólo Él

sabe

si fue vigilia

o sueño vívido

el momento fatal

en que mi alma

robaba a la rosa

la lágrima

de enamorado solitario,

en el rosedal

de las tristezas blancas.



Él,

sólo Él

sabe

si fue

mi brazo de espinillo

el que lastimó

la hostia consagrada

en el momento álgido

de la comunión

de nuestras savias trasnochadas.



Él,

sólo Él

sabe

aunque tú

quizá también

sepas

qué condena

nos cabe

a aquellos

que alguna vez

transitamos los silencios,

para no manchar

los rostros inmaculados.



Él,

sólo Él

sabe,

que a pesar de todo,

vivo

en la danza gris,

entre la certeza

y la duda,

ese arcano espacio

que infecta

noches de insomnio

para que pueda aparecer

disfrazada

de ecuánime perdón

la vacía

y turbia palabra.

Comentarios

ebp ha dicho que…
impresionante poesía, pablo, tantas veces pensamos que las palabras nos traen perdón, olvido, fragmentos de paz, y tantas veces son sólo disfraces. gracias

Entradas populares de este blog

El lugar en el mundo

Entrerriano Amor