Entradas

Mostrando entradas de 2012

Danza de insomnio gris

Él,
sólo Él
sabe
si fue vigilia
o sueño vívido
el momento fatal
en que mi alma
robaba a la rosa
la lágrima
de enamorado solitario,
en el rosedal
de las tristezas blancas.


Él,
sólo Él
sabe
si fue
mi brazo de espinillo
el que lastimó
la hostia consagrada
en el momento álgido
de la comunión
de nuestras savias trasnochadas.


Él,
sólo Él
sabe

Sistema de navegación

Era pasajero de un tren fantasma que empezaba su recorrido en el ventrículo izquierdo de un corazón lastimado. Desgarbado, sin hacer apología de la nostalgia su mirada se ocultaba tras unas gafas de neón. Apenas lo reconocían por sus trapos desgastados en horas y días y años de nunca acabar.
Inició su viaje como una forma de despistar a su propio destino. Nunca quiso transitar los caminos de ripio árido, ni los asfaltos ardientes bajo el sol de la galaxia de su desamor. Recorrió los ríos de sangre por todo el cuerpo que se estremecía ante cada mirada azul. El silencio de los hematocritos no hacía más que aumentar la presión que retumbaba en las paredes venosas y elásticas que lo contenían.
En el recodo del tobillo derecho cerró los ojos y se dejó llevar sin imaginar nada de nada. Su mente era un lago de plasma inerte. De cuando en cuando percibía las burlas de los muñecos que retozaban a su paso.
Hubo un instante que lo iluminó de cuerpo entero y no le quedó más remedio que abrir los oj…

"Narsiza y otros cuentos" - Libro para descargar

Imagen
Les comparto el link para descargar en formato PDF del libro "Narsiza y otros cuentos"





Está permitido descargarlo, imprimirlo, regalarlo, compartirlo, etc. Siempre citando fuente y autor.


https://docs.google.com/open?id=0B2-KhzhjWRB9STRZV2dVclVnM3M

Espero que lo disfruten!!!

Escapismo

Imagen
Lo bueno de ser un poeta peregrino es que cerras los ojos y los abrís en cualquier lugar. No hay anclaje en ningún lugar. Es por eso que después de barrer la vereda, puse llave a la puerta del negocio y entorné los ojos.

Sentí la arena coralina humedeciendo mi piel sin quemarla, mientras mis pupilas se acostumbraban al reflejo de ese mar de siete colores que me abrazaba con todos los sentidos. Aspiré el aire salino hasta que los olores a naufragios milenarios inundaron las células de mi vientre y mi plexo. Silencié los versos que nacieron en el aire, ni siquiera ellos podían aún comprender.
Por los poros intuí en la brisa susurros que me hablaban de sangre derramada en los caracoles. Me contaban de ingleses, portugueses y españoles que llegaban y aturdían. Mataban y se quedaban. Robaban y empobrecían. Escuchaba una lengua que nació para engañar a otra lengua. Y lo entendía en las venas, que saben de traición.
Entonces vislumbré su espalda, huyendo como un fantasma que se sabe descubier…

Plenilunio

Plenilunio de luna grande, de superluna, luna gigante... Me acurruco en sus orillas mientras tremendos reflejos desbordan mis orillas.  Energía que viene desde antes de que yo no tenga memoria... desde los tiempos en que los hombres cualesquiera que fueran no tuvieran memoria... y sin embargo hoy me atraviesa y me resuena, átomo por átomo, resuello por resuello, segundo a segundo.
Me contaron hoy a orillas del agua, de un fuego que alimentó un círculo en algún lugar. Vibraciones de almas que buscan, peregrinan, senderos similares.
Me estremezco y me alegro en silencio. No hay palabras que llenen espacios en el aquellarre...
Bendiciones

Video poesía