Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Musas

Imagen
El paisaje nunca puede llegar a ser monótono, ni entretenido... el paisaje es. La velocidad con que el colectivo atraviesa los campos no alcanza a vislumbrar los mensajes que se diluyen en la tarde. ¿Quién puede cerrar los ojos frente a tanta esperanza? ¿Cómo negarse a dejar llevar la mano cuando le dictan las musas de antaño? No siempre lo que se dice es lo que se quiere decir, como tampoco lo que se calla es lo que queremos dejarnos para nosotros. Entonces viene un rayito de sol a recordarnos los aromas extrañados, inextinguibles, que resguardan las brisas de tantos viajes en anaqueles añosos, como letanías de un licor en barrica, a la espera. "Por el resquicio de tu piel la luz de un sol de media tarde se entrevera en nuestros silencios de humedades. Los besos de hasta pronto nos envuelven en caricias tibias de mate. Y aquello tan sublime que el viento de nuestras fibras no se atreve a nombrar, nos delata. Somos dos en una tarde y la noche nos lleva sin prisa. A un cielo, a una estrella, a una lu…

NUEVAS GEOGRAFÍAS

Imagen
El pulso del poeta va volviendo a serenarse en las aguas tranquilas de la determinación. Bajo las nubes que adelantan las lloviznas de las tristezas, un rayo de luz emerge tímido en el horizonte más inimaginado de la palabra.

Los pasos acompañan la respiración calma, mientras la mirada aún taciturna vislumbra el amanecer de un nuevo ciclo de la vida. En el pecho aún retumban los tambores de aquél que sin querer festejó la luna nueva a orillas del río peregrino. El fuego no se ha extinguido y el rescoldo mantiene vivas las imágenes de una caricia.

Es temprano aún para que pongamos nombre a nuestras nuevas geografías. Y eso no impide que continuemos explorando nuestros viejos y nuevos mapas en busca de aquello que sin querer... sin querer... sin querer, nos dibujó.