Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

Nubes, río y barrancos

Qué es lo que pasa por el corazón de un poeta que no logra encontrar la paz que da el amor?...

Caminar, caminar, caminar. Tropezar, tropezar, tropezar. Ciego, sordo, mudo. Sin poder ver ni una piedra del camino, ni un segundo del paisaje que roza la piel, que inunda por segundos los pulmones del poeta, pero que inasible se evade, huye.

La tristeza es un sentimiento que desvasta las miradas. Nubla los silencios más perfectos. Y el agua del río solo atina a corroer las palabras, a desgastarlas hasta convertirlas en granos de arena, minúsculas partículas que no alcanzan a levantar la voz en las olas que llegan a la orilla.

Los dioses desde lo más profundo de las moléculas juegan con las sonrisas y con los llantos. Y los humanos, diminutos dioses que juegan a ser dioses de vez en cuando, nos dejamos arrastrar en los dados que salen del cubo divino.

El filo del sendero es un imás que llama.

El barranco que abisma los pasos está ahi... Demasiado cerca para un poeta triste...

Las nubes no se decid…