Desamparos

La tristeza que hoy invade al poeta lo excede en los límites de su piel. No le alcanzan los silencios y las lágrimas para comprender lo que no tiene explicación. "Y en este desencuentro con la fe...", todo es siniestro en el transcurrir de los días cuando dos seres humanos enlazados por la sangre, por la vida, por el afecto, aciertan a desgajarse, a ultrajarse en la savia única que nos mantiene vivos.

Dar la espalda y dejar en el desamparo a nuestros retoños, a los que trascienden nuestra fronda, a nuestras raíces. Es haber sembrado en vano en la tierra de los siglos. No haber aprendido nada. Ser ignorantes, supinos de toda ignorancia. Y sin embargo así seguimos, silenciados en la palabra del otro. Incapaces de amar más allá de nuestro dolor.

Miles de voces

en la penumbra de los tiempos,
en los resquicios del planeta,
millones de lágrimas
caen secas al mar.


Desencuentros tan fugaces
pergeñan las miradas,
solapan los disturbios,
acobardan los enojos.


Señeros ladridos de nunca,
arroyos sucios de furias,
lamentos callados de perdón.


En algún lugar,
jugadores desentendidos
disfrazan mudos estandartes:
altísimos del mercado del hoy.



Comentarios

claudia ha dicho que…
El poeta no habrà sembrado en vano, ni el dolor,ni las làgrimas, aunque lo excedan,si encontràs miles de voces para decir el desamparo, tambèn encontraràs palabras para decir el amor.Saludos

Entradas populares de este blog

Entrerriano Amor

El lugar en el mundo