Sándalo y naranja


Miro hacia atrás y siento en mis pieles la tensión de la quietud en la mirada. Los pasos peregrinos quedaron suspendidos en frágiles pisadas, disfrazados tal vez, sólo tal vez, en seguridades y en estabilidades y en tranquilidades y...

Una alegría no se puede encorsetar detrás de una sonrisa. Si es así, siempre será fingida... La pena tampoco se puede esconder tras la lágrima... Creo, que se yo de estas cosas... sólo siento en mi pecho los huracanes de sensaciones que atraviesan las palabras que el teclado traduce.

Un año desde la luna llena... y tanto vacío en el medio. O tantas cosas que no se pudieron contar porque era preferible callarlas...

La palabra estuvo ausente, el verso estuvo ausente... ¿el poeta estuvo ausente?

Hay sándalo y naranja en el viento que me trajo hoy... puede que sea la primavera que los acerca. O puede ser que los pasos del poeta peregrino se hayan acercado hoy a ellos. O las dos cosas a la vez...

Y la mirada hacia adelante, vibrando... plena... como hace tanto, tanto, tanto...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El lugar en el mundo

Entrerriano Amor