No se puede no ser... aunque quisiera más de una vez

Al Anónimo que comentó la entrada anterior me gustaría responderle, y ojalá que lo lea para seguir charlando.

No creo que un poeta (porque evidentemente sos un poeta) pueda no ser alguna vez, más allá del deseo de no ser. El hecho de prefigurarse en la palabra, plantarse a través de ella, demuestra mejor que nada que el poeta es más allá del deseo.

Es como pretender no comunicarnos cuando aún en los silencios estamos diciendo aquello que no queremos decir.

De ahí a que el poeta desee y logre a veces, la mayoría de las veces, pasar inadvertido, es otra cosa. Y cuando ese sentimiento de no querer estar, de no querer ser el que soy porque duele hasta lo más profundo de las fibras, entonces, el poeta acude al verso para esconderse en él y utilizarlo de escudo para sentirse menos lastimado.

No siempre el artilugio da resultados, pero la mayoría de las veces, sí. Entonces habremos escapado de la locura, un poco del dolor, un poco de nosotros mismos, y con suerte habremos hecho algún aporte para que otro se sienta espejado con nosotros y así logremos no sentirnos tan solos en nuestro pesar. El cuenco ya no estará tan vacío, ni derramará tanta lágrima estéril.

Desde este sendero peregrino quisiera que las vertientes de los más profundos salitres converjan en un mismo río, o en varios pero que desagüen al mismo mar, al mismo océano. Porque al fin y al cabo, todos somos moléculas en movimiento del mismo cosmos. Estamos predestinados a ser uno. Y eso nos tiene que servir para ser solidarios y acompañarnos, siempre, aunque seamos anónimos poetas, en puntos divergentes.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tantos siglos, tantos mundos,tanto espacio, y coincidir…

Poeta peregrino…para que no se preste a confusión quizás con otros posibles ”anómimos” que pueden comentar en este blogg…he decidido ponerme un nombre…y asi tal vez ...ser.

Me llamaré “ósculo” … hasta pronto.

Entradas populares de este blog

Noches de insomnio

Luna llena