El lugar en el mundo


Somos peregrinos de nuestro propio camino. Vamos siendo a medida que nuestros pasos van marcando el sendero. Y en ese peregrinar nuestro lugar en el mundo va siendo aquel que vamos habitando con cada pisada. En realidad, y a riesgo de ser muy parecido a mi viejo, nuestro lugar en el mundo es esa pisada que es también ese camino, que es también nuestra mirada, que es también nuestro pensamiento. Nosotros somos nuestro lugar en el mundo y lo llevamos adonde quiera que vayamos. No existe un lugar en el mundo en el que no podamos ser felices. Sí existen lugares en el mundo adonde nos sentimos más en armonía con el lugar, más cómodos con las personas con las que nos relacionamos. 

Lleva mucho tiempo a veces, darnos cuenta de que la felicidad (o esos sentimientos que nos acercan a la totalidad del universo y por eso los confundimos con un instante feliz), son sólo chispas que se disparan desde adentro de nuestro corazón y parece que iluminan nuestro mundo. Nos perdemos en laberintos de explicaciones y definiciones para escaparnos de nosotros mismos y dejamos apagar esa brasa que quema el pecho y pugna por hacernos sentir vivos.
El peregrinaje no es externo. El paisaje no es externo. Nos dejamos llevar por los sentidos y vamos por la vida experimentando placeres para evitar a toda costa ese único viaje que vale la pena. Porque al fin y al cabo, cuando este cuerpo se extinga y el alma se libere, solo se llevará esos aprendizajes interiores. 
Y vivimos como si nunca fuera a llegar ese momento. Dejamos para nuestros últimos días esas reflexiones, esos momentos de introspección, de aprendizajes, de comunión con el Todo. Porque no es urgente, porque siempre habrá tiempo para ello y en el mientras tanto vamos viviendo en los sentidos externos que nos matan día a día sin ser conscientes de que tal vez, tal vez, no haya en realidad tanto tiempo. Y aunque lo haya, ¿no sería maravilloso vivir aprendiendo sobre nosotros mismos todos los días un poco, y todos los días ser más conscientes de nuestro paso por esta vida?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Noches de insomnio

Luna llena