Luna llena


Vienen anunciando lluvia desde hace días y el agua no aparece. La tan ansiada gota que calme la sed de la tierra, como los versos calman la sed del poeta. El sol parece querer resquebrajar nuestro suelo, que es nuestro sostén, podríamos decir la continuación de nuestros pies, de nuestro cuerpo.


La luna llena nos brinda esa energía que no siempre estamos predispuestos a aceptar. La plenitud no es igual para todos, ni todos se encuentran en condiciones de estar en plenitud, aunque ella esté allí para todos.


Es cuestión de abrir los poros, alzar los brazos y dejarse abrazar en medio de la oscuridad.

Comentarios

M. Bischof ha dicho que…
Muy buenas tus líneas. Yo recien empiezo con esto de los blogs pero queria publicar lo mio...
pasate si queres
http://elhombredelbarco.blogspot.com

saludos!
ósculo ha dicho que…
La vida se escapa entre nuestros dedos y lo peor es que nos damos cuenta y no podemos hacer nada. Plantamos semillas en cada bosque que encontramos, pero olvidamos regar la mayoría. Otras, con lágrimas, hacemos que crezcan, al menos hasta que podamos sonreír.

Consumimos cada segundo sabiendo que no va a volver, que no habrá nadie que venga a devolvérnoslo, pero puede que haya alguien dispuesto a hacer del siguiente el mejor de nuestra vida. Sólo hay que saber plantar en el bosque adecuado, en el rincón propicio, donde dé más la luna.

Hay demasiadas cosas que nos preocupan y, en el fondo, sólo debería haber una. Todo lo demás es secundario cuando se trata de la gente que nos importa. Incluso nosotros mismos. Deberíamos centrarnos en hacer felices a los demás confiando en que alguien lo hará por nosotros. Dejarnos caer de espaldas, en medio de la oscuridad, con los ojos cerrados, sabiendo que habrá alguien para sostenernos. Entonces no importa que la vida se vaya porque esa persona se viene con nosotros y nuestra vida. Todos tenemos a alguien dispuesto a hacerlo, a alguien que dejaría todo para sujetarnos. Sólo hay que saber plantar en el bosque adecuado, en el rincón propicio, donde dé más la luna.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Noches de insomnio