Tal vez...


Y bueno, pasaron varios meses sin que el poeta peregrino se dignara a escribir una sola palabra. Lo que no quiere decir que en todo este tiempo se haya quedado quieto. Aquí, allá, más cerca o más lejos, el peregrino no deja de transitar los caminos. Con lluvia, con sol, sobre caminos llanos, sobre sierras, en viajes hacia el mundo, o en viajes hacia adentro, cualquier cosa menos estarse quieto a la vera del camino.

Ahora estamos ante el inminente regreso de la palabra. Luego de que la vida transcurriera accidentada (¿podremos decir que la vida se accidentó?), luego que los pies se llagaran de tanto caminar sobre las piedras incandescentes;luego de que las manos alejaran el barro o la arcilla, que se cansaran del arduo trabajo del modelaje de las cosas a su antojo y decidieran que es mejor que el agua se lleve en su cauce aquello que nunca llegó a tomar forma propia.

Parece ingenuo pensar en la ausencia del verso aún con tanto trajin del poeta. Pero el silencio tambien es verso. La ausencia significa todo lo que se ha escrito y lo que se escribirá. Ese lapso intermedio, ese vacío tambien dice.

Me hubiese gustado que todo lo que mis ojos vieron quedara registrado en una poesía. Todo lo que mi corazón sintió hubiese quedado registrado en una poesía. Todo lo que mi piel acarició hubiese quedado resguardado en una poesía. Pero la poesía se negó en todos estos meses quizá para resguardar al poeta.

¿Y qué fue de todos los senderos habitados? ¿Y qué fue de todas las fuentes bebidas en estas lunas? Tal vez la respuesta inventada a todos los interrogantes sean los versos que vendrán, las líneas que serán escritas mañana, las respuestas que jamás serán ciertas pero serán, tal vez también para serenar ese sentimiento que agobia el alma con todo lo que no llegó a ser.

Y lo que está en curso, en formación también tiene sus interrogantes que alguna vez deberán ser dilucidados. Pero ese será otro proceso, otra etapa, otro momento.

Hoy el poeta peregrino sigue caminando. Siente. Se deja sentir. Disfruta todo aquello que se deja ser disfrutado. Como un premio al silencio tal vez. Tal vez... tal vez...

Comentarios

Pamela Penau ha dicho que…
"A veces la poesía nos deja a un lado de su camino, las letras se alejan y la incertidumbre nos interroga en esos senderos que transitamos por amor, por aventura, por desafio, o simplemente por transitar... Pero las musas siempre nos encuentran, nos traen de regreso a las letras, nos seducen con su aroma de ayer... del verso que siempre nos hará poetas..."

Entradas populares de este blog

Entrerriano Amor

El lugar en el mundo